Jueves, 15 de diciembre de 2005


Ingredientes para cuatro personas:

4 Codillos de cordero de unos 300 gr cada uno
8 Cabezas de ajos morados
8 Patatas blancas medianas
3/4 lt Vino blanco seco
3/4 lt Caldo de carne
Hojas de romero frescas



Preparación:

Salpimentar generosamente los codillos y dorarlos en una cazuela que pueda ir al horno.
Añadir las cabezas de ajos enteras, pero sin las raíces ni las pieles exteriores.
Cuando se huela un potente olor a ajos fritos, añadir el vino blanco y se deja reducir hasta que casi no quede. Se puede reducir al horno.
Añadir el caldo de carne y poner la cazuela al horno a 150ºC.
Poner unas hojitas de romero en cada patata, envolverlas con papel de aluminio y ponerlas al horno.
Al cabo de unas dos horas sacar la cazuela del horno y retirar las cabezas de ajo y dejarlas enfriar. Hacer lo mismo con las patatas.
Poner la cazuela con los codillos al fuego, se van remojando con el jugo hasta que este tenga la consistencia de una salsa.
Pelar las patatas y los ajos cocidos y triturarlos con la batidora hasta que quede un puré homogéneo. Emulsionar con un hilo de aceite de oliva virgen.
Montar el plato poniendo una cucharada gruesa del puré en el centro, el codillo encima y regarlo con la salsa y unas hojitas de romero trituradas.

Para empezar una receta de categoría, quedarán muy bien si la hacen en una ocasión importante. No he querido empezar por algo demasiado sencillo, ni muy complicado.
Esta receta la saqué de un programa de televisión de la cadena autonómica de Cataluña, el programa se llama cuinaxsolters (Cocina para solteros). Lo presenta un cocinero joven, Ismael Prados, que es un gran cocinero y un gran comunicador. Suele presentar bien recetas tradicionales con un toque de modernidad o bien recetas nuevas también muy de lo que se ha venido en llamar “nueva cocina”.
Según explicó en el programa, es una receta que le enseñó uno se sus maestros y que él ha adaptado y aligerado un poco. El nombre viene de la receta original que se preparaba con espalda de cordero cortada en tres trozos, hacían 4 espaldas o sea 12 raciones y por eso eran 12 cabezas.
Algunos consejos: Procuren quitarle el máximo de grasa a los codillos y así evitarán algo ese olor tan fuerte del cordero, en todas las carnes lo que da el olor y el gusto es la grasa, por eso los jamones sin nada de grasa no valdrían nada.
Procuro hacer una cocina sencilla, más o menos, aunque a veces hay platos que no lo permiten. Lo que si es posible es simplificar las operaciones o ingredientes. En este caso, para el caldo de carne, pueden utilizar uno ya hecho, de esos que vienen en tetra-brik. El vino, bueno y la carne también.
Para aquellos que sepan un poco de catalán, pueden acceder a la Web del programa, allí encontrarán muchas recetas de diferente complejidad u originalidad como un plato con carne de canguro, otro de reno y cositas así interesantes. No es difícil de entender y si tienen alguna duda me escriben y se las aclararé

Ahí queda eso, si quieren colaborar ya lo saben, el correo es [email protected]


Publicado por parabere @ 21:51  | Probadas: Segundos
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Leodegundia
Viernes, 16 de diciembre de 2005 | 18:10
Esta vez paso porque no me gusta el cordero, as? que esperar? a la siguiente receta.
Un abrazo